Diferencias entre margen de utilidad y margen de ganancia

Diferencias entre margen de utilidad y margen de ganancia

A veces, nos perdemos entre tantos conceptos sobre negocios, algo que es normal teniendo en cuenta al mundo en el que nos metemos. Por ello, hemos querido diferenciar el margen de utilidad y el de ganancia para que todos entendáis las funciones y características de cada uno de ello. Así que, basta de cháchara y vamos al lío.

¿Qué es una ganancia?

Para saber lo que es una ganancia podemos recurrir a la simple formula de beneficios, que es la siguiente: Bº= IT(ingresos totales) – GT (gastos totales). El beneficio será el resultado de una operación. A modo de ejemplo sería así:

  • Ventas de producto = 3000€.
  • Factura de luz = 80€.
  • Factura de agua = 50€.
  • Alquiler del local = 1000€.
  • Compras de producto = 1500€

Bº= 3000 – 2630= 370€ de beneficio.

¿Qué es un margen de ganancia?

Un margen de ganancia consiste en un índice o variable con la que se mide la rentabilidad de una empresa. El margen puede ser alto, si vendemos un producto a un precio mucho más alto del precio de coste; o puede ser bajo, si vendemos un producto a un precio sensiblemente mayor al precio de coste.

Los márgenes de ganancia nos van a indicar si podemos ganar más o menos dinero con el producto que estamos vendiendo.

Ganancia vs Margen de ganancia

DISCLAIMER: el margen de beneficio es lo mismo que el margen de ganancia, simplemente cambia el nombre.

La ganancia viene a ser el beneficio del negocio en cuestión, mientras que el margen es el indicativo de la rentabilidad del mismo. El margen viene a ser una medida mucho más fidedigna que el simple beneficio porque hay variables que no se tienen en cuenta y que se nos escapan, a no ser que contratemos a un contable o asesor que nos lleve toda la contabilidad.

Quien quiere aumentar su margen de beneficio, primero tiene que mirar en su sistema productivo o en la relación que tenga con sus proveedores, por lo que no pongáis los ojos en el precio de venta o en la idea de aumentarlas.

En resumidas cuentas, tenemos que echar un ojo siempre a los costes totales e intentar reducirlos al máximo porque ganaremos mucho más reduciéndolos, que aumentando las ventas. Pensad que aumentar las ventas es el motor de un coche, pero los costes de producción son el chasis y la carrocería. Si el motor tiene 140 cv y la carrocería pesa 3 toneladas, el coche va a ir ahogado ¿Lo entendéis?

Otros artículos que pueden ser de su interés:

Deja un comentario

Cerrar menú